viernes, 23 de octubre de 2015

Las bibliotecas son felicidad

   Me encantan las bibliotecas, siempre me han gustado. Recuerdo ir de pequeña todas las quincenas a la biblioteca del barrio y pasarme horas recorriendo los pasillos en busca de tesoros escondidos. No es que en mi casa no hubiera libros, que los había a miles (literalmente, mi padre trabajaba de encuadernador y se traía a casa los sobrantes), sino que me encantaba la idea de ir a la biblioteca, recorrer los pasillos hasta encontrar algo interesante y rellenar la ficha de préstamo, por aquel entonces aún en papel.

   En el colegio también usábamos la biblioteca todas las quincenas. El profesor de Lengua y Literatura nos animaba a coger libros, leerlos y hacer una ficha, para obtener "positivos" que podrían llegar a ser 1 punto más en la nota final. Bajábamos muchos, y muchos cogíamos libros, yo incluida.

Cuando tienes carnet de la biblioteca... oh yeah!


   Las bibliotecas siempre han tenido algo mágico para mí. El silencio, los libros bien colocaditos (aunque fue años después cuando descubrí todos los entresijos que esconden las clasificaciones, al estudiar la carrera para convertirme yo misma en bibliotecaria), la gente estudiando...

   También me gustaba comprar libros pero más de la mitad de las lecturas las hacía de biblioteca. Aún así, mi biblioteca personal fue creciendo con los años, y después llegaron las tres mudanzas que tengo a mis espaldas, llegó el kindle y llegó mi afición a los cómics... y el volumen de libros en posesión disminuyó. Vendí gran parte, regalé o doné otros, quedándome con cosas que realmente quiero tener, que realmente merecen la pena meter en cajas y transportar mudanza tras mudanza. 

   Y pese al kindle, pese a tener aún cerca de un centenar de libros pendientes, me sigue fascinando ir a la biblioteca, recorrer los pasillos y elegir al azar o encontrarme algún libro que hacía tiempo que quería leer. Me fascina leer algo que han podido leer cientos de personas antes que yo, ver el lomo doblado por el uso, las páginas amarillentas... No me gusta cuando alguien ha subrayado, pero sí cuando me encuentro un marcapáginas olvidado, una entrada de cine o de autobús... Recuerdos de alguien que leyó ese mismo libro que yo. 

¡Libros! ¡Las mejores armas en el mundo! 

   Hablo sólo del ocio, porque es para lo que suelo usar yo la biblioteca (al menos la pública), pero si tuviera que ponerme a hablar del gran valor que tiene como institución cultural, las labores fundamentales de alfabetización cultural e informacional, no podría parar de escribir. Normalmente, vemos la biblioteca pública sólo como un sitio donde almacenan libros para leer por ocio, pero eso es la punta del iceberg.

  Las bibliotecas custodian todo tipo de fuentes del saber y la cultura, son un puente entre el ciudadano y el conocimiento. Posibilitan que personas sin recursos tengan acceso a Internet. Organizan actividades de fomento de la lectura y de extensión cultural. Llevan la biblioteca allí donde los ciudadanos no pueden llegar (bibliobuses, servicio de préstamo domiciliario, bibliotecas en prisiones u hospitales, etc.).

Interior de un bibliobús de Salamanca. Imagen de aquí


   Además, la biblioteca es de todos y para todos, lo que implica que se pueden hacer desideratas o peticiones de libros que se suelen comprar, o al menos lo hacen cuando el presupuesto lo permite. Desgraciadamente, las bibliotecas tienen poca visibilidad y eso se traduce en poco presupuesto. Los libros desgastados, en mal estado, que no pueden reemplazarse por otros nuevos es una gran prueba de ello.

   En definitiva. Las bibliotecas (especialmente las públicas) son magia, son ilusión. Son básicas e indispensables en la sociedad y debemos luchar porque sigan existiendo, sigan realizando su labor de llevar el conocimiento y la cultura a todo el mundo que lo requiera.

2 comentarios:

MRCastillo dijo...

Sobre todo son felicidad si apruebas una oposición yte quedas de por vida en ellas y cobrando :D

Margari dijo...

Totalmente de acuerdo. Y seguir haciendo uso de ellas, para que nunca se pierdan.
Besotes!!!