viernes, 2 de octubre de 2015

Me apetece escribir

   Llevo un tiempo notándolo, echándolo en falta. Me apetece escribir. Nunca encuentro el momento de sentarme a dejar unas líneas, en un word o en un cuaderno y, de hecho, tengo un diario de lecturas en una preciosa libreta completamente abandonado. Pero noto que me falta algo. 

   No me apetece sólo hablar de libros. Durante un tiempo, los libros fueron la parte central de mi vida, básicamente mi única fuente de ocio y lo único que, realmente, me interesaba. Ya no es así. Leer sigue siendo muy importante para mí, pero hay otras cosas que han ido escalando posiciones y se han situado, si no al mismo nivel, sí muy cerca de la lectura. Series, cine, deporte (¡deporte! ¡Yo haciendo deporte!), arte, Instagram, cocina (aunque soy una cocinera muy patosa...). 

Así me siento sin escribir

   Hablar sólo de libros se me queda escaso y meter otras cosas en lo que fue mi blog literario no me apetece. Sigue ahí, existe, y aunque nuestra relación fue muy buena -con sus altibajos, como todas- no me apetece seguir en él. He madurado, he cambiado, y él no. 

   Tuve otro blog, pero tampoco me sirve. Lo usaba para hablar de todo lo demás, todo lo que no eran libros, pero yo también quiero hablar de libros

Los Eternos. Sacada de aquí.
   Así que he decidido crear Tempus Frangit, cuyo título rinde homenaje al gran Neil Gaiman y a su obra magna The Sandman. Aquí, si no me da por abandonarlo a los cinco minutos, compartiré con vosotros todo lo que se me pase por la cabeza, pero tranquilos: sin agobiar. 

   Y ya está, así empezamos. ¿Queréis acompañarme en este viaje? 

4 comentarios:

Olga Rica dijo...

¡Pues claro! :D

Mikken dijo...

Me alegro de que retomes lo de escribir ;)

Tamara León Santander dijo...

Vivaaaaa! Algo mejor que leer visto en las redes.com 😀😀😀😀😀 ojalá te venga a menudo la inspiración 😘

Lady Boheme dijo...

¡¡Gracias por comentar, chicos!!